cuidar a un perro

Tener una mascota en nuestro hogar conlleva una serie de responsabilidades relacionadas con su cuidado y atención que debemos conocer, a continuación se detallan diversas recomendaciones relacionadas con estos aspectos y le enseñaremos entonces como cuidar a un perro adecuadamente.

1.- Elige tu mascota y llévala a casa

Lo primero que debes preguntarte es si estás listo para tener una mascota y si es adecuada para ti. Para ello, es necesario que dediques parte de tu tiempo para cuidar a un perro, seas paciente y persistente, sepas compartir tu tiempo libre con el animal y seas resolutivo ante el mal comportamiento.

Para lograr la mejor convivencia posible con tu perro, es fundamental tener en cuenta las características de cada raza y brindarle los cuidados adecuados durante las primeras semanas. Los accesorios que se deben comprar antes de que un nuevo animal llegue a casa son camas, comederos, tazones de agua, accesorios como correas y collares para perros y cubos de plástico, arena para gatos. También debes llevar un neceser con peine o cepillo, toallitas húmedas para limpiar ojos y oídos y cortaúñas.

2.- Cuidados Alimenticios para cuidar a un perro

Es muy importante que tu mascota tenga una dieta equilibrada que satisfaga sus necesidades energéticas y le proporcione los nutrientes adecuados.

Ideal tanto para perros como para gatos, la comida seca se adapta a su etapa de desarrollo y sus necesidades. Nunca proporcione alimentos crudos ya que puede causar parasitismo.

Procure solo suministrarle alimentos especializados para cuidar a un perro y evite dar premios en exceso pues podría llevar a su perro a la obesidad y poner su salud en riesgo. Los animales normalmente tienen costillas prominentes y una forma de reloj de arena cuando se ven desde arriba. Hay muchos productos dietéticos en el mercado hoy en día que ayudan a evitar la obesidad.

A las perras gestantes o lactantes se les debe ofrecer una dieta comercial premium, especialmente durante las últimas tres o cuatro semanas de gestación y lactancia. Especialmente durante la lactancia, la ingesta de alimentos debe incrementarse en 1,5 veces la cantidad requerida para el mantenimiento normal en la primera semana, dos veces en la segunda semana y tres veces en la tercera semana.

3.- Limpieza y aseo básico para cuidar a un perro

cuidar a un perro

BAÑO: los expertos están divididos sobre la frecuencia con la que bañarse. En general, esto debería ser al menos una vez al mes. Algunos autores argumentan que debe hacerse según sea necesario, por ejemplo, si su pelaje está muy sucio. Es menos probable que los gatos se bañen que los perros, pero puede ser útil aceptar y aclimatar a un gatito.

CUIDADO DENTAL: La mejor manera de mantener una buena higiene bucal es cepillarle los dientes a diario.

CUIDADO DE OIDOS: Deben limpiarse con gasas. Hay ciertos productos que se vierten en el canal auditivo, se masajea la zona y luego se limpia con una gasa.

CUIDADOS DE LAS UÑAS: Para cuidar a un perro que se encuentran en mal estado de salud, recomendamos cortar las uñas, especialmente el área de las uñas. Para los gatos, existen en el mercado accesorios para garras que ayudan a los gatos a mantener sus garras en perfectas condiciones.

COMPROBACIÓN DENTAL: presione ligeramente la articulación de la boca con el dedo para abrir la boca del gato o el perro y comprobar el estado de los dientes. Límpiese los dientes concediéndole algún alimentos secos o juguetes especiales que les permitan masticar para que limpien sus dientes. El sarro y el mal aliento deben ser tratados por un veterinario.

4.- Educación para cuidar a un perro

Los perros son animales sociales y jerárquicos. Esto quiere decir que desde cachorro necesita conocer y asumir su “lugar” dentro y fuera de la familia (en el parque, en casa en presencia de extraños, en lugares frecuentados como clínicas veterinarias y amar a las personas, etc.).

Existe una etapa fundamental en el desarrollo del comportamiento conocida como el «período sensitivo» que dura de 3 a 10 semanas, durante la cual el cachorro debe absorber todo lo que está sucediendo en su entorno, volviéndose más receptivo a otros animales, de su misma especie u otras especies, y los hábitos les permiten hacer frente a los estímulos ambientales que encuentran.

Debes enseñarles las normas básicas de convivencia aprendiendo actos de obediencia muy sencillos. Para hacer esto, debe decir su nombre antes de ejecutar el comando en una frase corta. Siempre se debe utilizar refuerzo positivo.

Por ejemplo, si tira de la correa para acortar la distancia y lo premia cuando no lo hace, enséñele a “sentarse” empujándolo suavemente por la espalda y recostándolo en el suelo. Gira la espalda y tira de las piernas hacia adelante.

Los comportamientos indeseables como morder también deben corregirse si quiere cuidar a un perro. Para ello, sujeta el hocico del perro con una mano y aplica más o menos fuerza según la situación y la raza.

Los gatos tienen un lenguaje más complejo, pero siguen sus instintos y tienen ciertas posturas que son fáciles de aprender (esconderse debajo de algo, estirarse y bostezar, posturas de caza, etc.). Los gatos también tienen un instinto para marcar al eliminar el lenguaje corporal, el lenguaje vocal y la orina que deben dominar.

5.- Desarrollo, ciclo menstrual y esterilización para cuidar a un perro

Las perras pueden entrar en celo por primera vez entre los 6 y los 10 meses de edad. Las gatas pueden entrar en celo varias veces seguidas y sus ciclos se ven afectados por la temperatura ambiente y la luz solar. El sangrado vaginal es normal en las perras y ocurre temprano en el ciclo. Esta etapa dura un promedio de 10 días, pero puede variar de 3 días a 3 semanas. En esta etapa, los machos se sienten atraídos, pero las hembras aún no son receptivas.

Las gatas en celo están inquietas, corretean, comen muy poco, arañan el suelo y maúllan continuamente. Cuando una gata está lista para aparearse, a menudo se apareará varias veces con muchos otros gatos.

La esterilización es un procedimiento quirúrgico que elimina la totalidad o parte de los órganos reproductivos tanto en machos como hembras. Este procedimiento mejora la calidad y la esperanza de vida al reducir la posibilidad de desarrollar infecciones uterinas, tumores y enfermedades de los órganos reproductivos.

Existen otros métodos anticonceptivos basados ​​en el uso de la píldora, anticonceptivos orales o inyectables, pero el método de elección es la prevención de embarazos no deseados, el desarrollo de las enfermedades antes mencionadas, y el control de la conducta o eliminación es la castración.

6. Visite al veterinario con regularidad para cuidar a un perro

cuidar a un perro

En general, los perros y gatos deben estar desparasitados y vacunados. Su veterinario establece un calendario de vacunación. Las dosis anuales de la mayoría de las vacunas en animales adultos y cachorros varían según el procedimiento.

Como regla general, debe visitar a su veterinario al menos una vez al año si no tiene síntomas. Es importante que la lectura del microchip del animal se confirme durante esta visita y que se realice un examen completo del animal. Presta atención a las recomendaciones de tu veterinario. Si nota que su mascota no come o se acuesta, consulte a su veterinario. Registre cualquier síntoma inusual que vea en su perro o gato cuando vaya al veterinario. Si es un gato, trasládelo a una jaula de transporte y no lo deje desatendido en la sala de espera.

7.- Ejercicio

Para que los animales estén en forma y saludables, necesitan hacer ejercicio regularmente. Eso sí, evita las horas más calurosas del día. Porque los perros tienden a ponerlos a dormir. Además, al igual que los humanos, los perros con lesiones, esguinces o distensiones musculares necesitan controlar su actividad física para que no los lleve a un esfuerzo excesivo o actividades peligrosas.

El ejercicio es necesario para que los perros muestren comportamientos caninos normales, como buscar, perseguir olores, etc. Además, este tiempo se puede utilizar para mejorar el entrenamiento y fortalecer las relaciones entre los dueños de mascotas.

Los gatos necesitan ejercicio formal que se encuentra fuera de casa (patio, jardín, etc.). Si el gato está siempre en casa, el propietario debe proporcionarle juegos que satisfagan las necesidades físicas y mentales del animal.