guia compra de Desfibrilador

En el trabajo o en el hogar, todos deberíamos tener a la mano un desfibrilador. Es un dispositivo para salvar vidas. Sirve para tratar paros cardiacos súbitos (que es cuando el corazón deja de latir inesperadamente). Si estás pensando comprar uno, pero no sabes por dónde comenzar, llegaste al lugar indicado. Te enseñaremos a elegir el mejor desfibrilador del mercado. Desde el tipo, hasta su uso, conoce los aspectos más importantes para tomar una decisión.

Aprende a escoger el mejor desfibrilador

Tipo

El aspecto más importante a la hora de escoger un desfibrilador es el tipo que estás comprando. Hay dos modelos disponibles en el mercado: los automáticos (abreviados DEA) y los semiautomáticos (abreviados DESA).

Los automáticos emiten las descargas eléctricas requieren conocimientos profesionales, mientras que los semiautomáticos no. Estos últimos son especialmente favorables en entornos no médicos, como hogares y trabajos, de modo que cualquier persona pueda usarlo.

Elegir mejor Desfibrilador del mercado

Aquí dependerán tus necesidades, conocimientos y experiencia. Si has utilizado un desfibrilador antes, compra el automático. Si es tu primera vez y no tienes un entrenamiento médico o similar, entonces compra el semiautomático. Te tomará menos tiempo aprender a usarlo.

Batería

Con suerte, usarás el desfibrilador en contadas ocasiones. Nadie quiere enfrentarse a esa situación. Sin embargo, puede suceder que, cuando más lo necesites… no encienda. ¿Qué sucede? ¿No funciona? El problema más común es la batería y la vida útil del equipo.

Por eso, para que no te falle en el momento menos oportuno, debes comprar desfibrilador más duradero del mercado.

Esto puedes saberlo leyendo las características del producto. Cada desfibrilador tiene batería con diferentes tiempos de descarga. Mientras más larga sea la duración, mejor.

Algunos modelos, incluso, vienen con monitoreo de la batería para que sepas cuando es momento de reemplazarlo. También puedes revisar la fecha de fabricación y la fecha de caducidad.

Para que tengas una idea,  suelen durar unos 5-7 años.

Costo

Como cualquier producto, debemos fijarnos en el precio de venta. Aquí hay algo importante que destacar y es que no podemos dejarnos guiar únicamente por el costo. Estamos hablando de una herramienta que salva vidas. Su funcionamiento debe ser impecable y algunos modelos baratos no ofrecen el mejor rendimiento posible.

Puede que tu alegría por haber ahorrado dinero se derrumbe cuando te falle o necesites cambio de batería antes del momento de caducidad.

No se trata de gastar una fortuna. Compara varios equipos en el mercado y escoge un desfibrilador que funcione bien y se adapte a tus necesidades como usuario.

Facilidad de uso

Por último, debemos fijarnos en que la herramienta sea fácil y rápida de manejar. De nada nos vale comprar el mejor desfibrilador del mercado si luego no sabemos usarlo.

que Desfibrilador comprar

Busca tu facilidad. Estos equipos evolucionan con el tiempo y funcionan sin necesidad de que seas un experto o médico.

Revisa que tenga instrucciones claras, imágenes para guiarte, interfaz fácil de entender y algunos elementos extras que lo hagan más completo, como sensores que advierten la descarga en el momento adecuado y configuraciones automáticas según el tipo de persona (si es hombre o mujer).