Enfermedad de Cushing

Enfermedad de Cushing y mascotas

Si los perros a partir de los 9 años están bebiendo más líquidos de lo normal y comiendo todo lo que tienen a la vista. Además, se está agrandando su barriga y comienzan a perder pelo de manera exagerada. Un examen veterinario y unas pruebas diagnósticas confirmaron que padecía hipoadrenocorticismo, comúnmente conocido como enfermedad de Cushing o síndrome de Cushing.

La enfermedad de Cushing ocurre cuando el cuerpo produce demasiada hormona llamada cortisol. El cortisol es producido y almacenado por las glándulas suprarrenales, dos pequeñas glándulas ubicadas sobre los riñones.

Los perros, los gatos y los humanos pueden contraer la enfermedad de Cushing. Es más común en perros que en gatos.

El cortisol es uno de los esteroides naturales del cuerpo y las cantidades normales de cortisol son buenas. Ayuda al cuerpo a adaptarse en momentos de estrés. El cortisol también ayuda a regular el peso, la estructura de los tejidos, el estado de la piel y otros indicadores de salud.

Sin embargo, demasiado cortisol debilita el sistema inmunológico, haciendo que el cuerpo sea más susceptible a otras enfermedades e infecciones.

Dos tipos populares de Cushing

Enfermedad de Cushing

La mayoría de los casos de enfermedad de Cushing en perros son espontáneos y dependen de la hipófisis o de las glándulas suprarrenales. Alrededor del 80-85% de los casos de Cushing dependen de la hipófisis. La enfermedad es causada por un tumor de la glándula pituitaria, una glándula del tamaño de un guisante en la base del cerebro. La glándula pituitaria produce varias hormonas, incluidas las hormonas adrenocorticales.

Los tumores hipofisarios provocan una sobreproducción de ACTH. La ACTH viaja a través del torrente sanguíneo hasta las glándulas suprarrenales, donde estimula al cuerpo a producir más cortisol del que necesita.

El subtipo de Cushing determina el tipo de tratamiento prescrito. Los veterinarios usan análisis de sangre para diagnosticar la enfermedad y distinguir entre enfermedad pituitaria y suprarrenal. También se puede usar una ecografía para encontrar un tumor en una de las glándulas suprarrenales.

Síntomas de la enfermedad de Cushing

La enfermedad de Cushing generalmente afecta a perros de mediana edad a mayores. La enfermedad progresa lentamente y no siempre se detectan los primeros síntomas.

  • Puede incrementarse la sed
  • Aumento de la micción
  • Aumento del apetito
  • Se ralentiza el organismo por lo que se vuelve más sedentario
  • jadeo excesivo
  • Piel fina o frágil
  • Perdida de pelo
  • infecciones cutáneas recurrentes
  • Crecimiento abdominal

Tratamiento de la enfermedad de Cushing

Enfermedad de Cushing

La mayoría de los veterinarios tratan la enfermedad de Cushing dependiente de las glándulas suprarrenales y de la hipófisis con medicamentos. La única forma de «curar» es extirpar los tumores de las glándulas suprarrenales, y que no han hecho metástasis. Sin embargo, debido a la complejidad y los riesgos de la cirugía, la mayoría de las veces se trata con medicamentos.

Se han investigado técnicas quirúrgicas para extirpar tumores pituitarios en perros, pero la cirugía no es una opción ampliamente disponible. La enfermedad de Cushing suele durar toda la vida, pero a menudo se puede controlar con medicamentos. Es importante que su perro tenga exámenes veterinarios regulares y análisis de sangre. Un análisis de sangre puede ayudar a determinar la dosis correcta que es posible que deba ajustarse con el tiempo. En general, los análisis de sangre regulares son necesarios durante los primeros meses después de comenzar el tratamiento y durante los meses posteriores, dependiendo de cómo responda el perro al tratamiento y la tolerancia a la medicación.

Las cápsulas de Betril (trilostano), un tratamiento aprobado recientemente para la enfermedad de Cushing en perros, también es el primer fármaco aprobado para el tratamiento de la enfermedad de Cushing dependiente de la hipófisis suprarrenal en perros. Este medicamento recetado funciona al desacelerar la producción de cortisol en las glándulas suprarrenales.

Lo más importante, nunca deje a un paciente desatendido. Visite a su veterinario regularmente y permítale diagnosticar y tratar a su animal. Nunca automedicarlo.